miércoles, 9 de octubre de 2013

EL SOL Y LA LUNA

Cuéntame la historia de cómo el SOL amaba tanto a la LUNA que moría cada noche para dejarla respirar...

Cuenta la historia...

Cuando el SOL y la LUNA se miraron por primera vez, se enamoraron perdidamente y comenzaron a vivir un gran amor.

El mundo aún no existía y el día que Dios decidió crearlo, le dio un toque final... 
el brillo!! Quedó decidido que el SOL iluminaría el día y que la LUNA iluminaría la noche, siendo esto así, ellos estarían obligados a vivir separados para siempre.

Dios al ver la tristeza de ambos por este hecho les dijo: “No se pongan tristes, porque de ahora en adelante los dos tendrán brillo propio”

Tú, LUNA, vas a brillar en la noche, serás la inspiración de los enamorados y la protagonista de los más bellos poemas de amor… y tú, SOL, iluminarás la tierra durante el día, darás calor al ser humano, y cuando tú aparezcas en el firmamento sentirán alegría, tu simple presencia los hará más felices.

A pesar de esto, a ellos les invadió una gran tristeza cuando se dieron cuenta de que nunca más se encontrarían... La LUNA quedó desolada y lloró en silencio.

El SOL, al verla sufrir tanto, le hizo un pedido especial a su creador: "Señor, ayuda a la LUNA por favor, mi amada es más frágil que yo y no soportará la soledad..." y Dios, en su inmensa bondad, envió miles de estrellas para que la acompañaran.

Cuando la LUNA está muy triste recurre a las estrellas, quienes hacen de todo para consolarla, pero casi nunca lo consiguen.  Hoy, ambos viven así... separados, el SOL finge que es feliz, y la LUNA disimula su tristeza. El SOL arde de pasión por la LUNA y ella vive en las tinieblas de sus anhelos...  LUNA y SOL siguen su destino. Él, solitario pero fuerte; ella, acompañada de estrellas, pero débil.

Los hombres intentan, constantemente, conquistarla, como si eso fuese posible. Algunos han ido incluso hasta ella, pero han vuelto siempre solos. Nadie jamás consiguió traerla hasta la tierra, nadie realmente consiguió conquistarla, por más que lo intentaron.

Un día, Dios, que todo lo sabe, decidió que ningún amor del mundo fuera Imposible.
Porque para Dios no hay nada Imposible. Ni siquiera el Amor del SOL y la LUNA.
Entonces Dios en su sabiduría infinita creó el ECLIPSE

Hoy SOL y LUNA viven esperando esos maravillosos instantes, esos raros momentos que les fueron concedidos para que puedan amarse, pero que muchas veces tarda demasiado en suceder.

Cuando veas un ECLIPSE, en realidad no es otra cosa que el SOL y la LUNA amándose…
En esos momentos de amor tan intenso es aconsejable no mirarlos, porque su amor es tan, tan grande, que incluso a nosotros, simples mortales nos podría dejar ciegos...

Tu ya sabías que en la tierra existían Sol y Luna
y también que existe el eclipse
pero esta es la parte de la historia que seguramente aún no conocías.




5 comentarios:

sincerate aqui...